Invictus

 La última película de Clint Eastwood cuenta una pequeña parte de la historia de Nelson Mandela, según el libro del periodista John Carlin Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game That Changed a Nation,  y como  a través de los Springbooks, el equipo sudafricano de rugby, y su capitán Piennar (Matt Damon), consigue que la mayoría negra y la minoría blanca, se sientan ilusionados por un objetivo común: Ganar la copa del mundo de rugby.  

Es una historia contada de manera impecable, sin caer en maniqueísmos ni superaciones baratas. Clint Eastwood hace un trabajo más que digno como director,  Morgan Freeman hace un trabajo aseado(que supongo que le valdrá un oscar), y cuenta con el apoyo de un más que solvente e infravalorado Matt Damon.

No me suelen gustar mucho las películas de superación, normalmente americanadas, que, vista una, vistas todas. Sin embargo, esta película sí me ha gustado . Está contada de una manera muy sutil, mucho más cuidada que películas similares de su género. Solo me queda la duda que parte de la película (o el libro más bien) es real y que parte ficción inventada por John Carlin.

Mientras la veía estuve pensando sobre Nelson Mandela y su historia. Pensé en un hombre que pasó 27 años en una celda enana (la de la foto) en Robben Island  por luchar contra el Apartheid,  que luego llegó a ser presidente de su país, y que perdonó a aquellos que lo encerraron buscando la reconciliación de su pueblo. Es realmente estremecedor si uno se para mínimamente a pensarlo.

Mi recomendación es que si vais al cine, aprovecheis para ver esta película antes que otras. No es la mejor película de Clint Eastwood, pero merece la pena echarle un vistazo.

Anuncios

La liebre, una especie a proteger

Durante el MAPOMA de 2009, en mi intento de bajar la mítica y mitificada marca de las 3h en maraton, comparti un rato del recorrido con el grupo de las 3h, aproximadamente del 25 al 35. Sólo un rato, ya que me agobian los grupos de corredores tan masificados.

Hubo muchas cosas que se me quedaron grabadas a fuego en mi cabeza en ese maratón: la bajada por guzman el bueno y montera( espectacular de publico),  la música desde los balcones de  carros de fuego,  el sufrimiento de los 5 últimos km, la emocionantísima entrada al retiro, las felicitaciones de mi gente después….. Todas ellas son imborrables para mi. 

Pero hubo una cosa que me llamo la atención sobre todas las demás: La agresividad y tensión que respiré en el grupo de las 3h mientras fuí con ellos. Pisotones, quejas, todo el mundo pegado sin querer separarse un milímetro. Llegado un punto tres corredores se fueron al suelo al pisarse, y creo que solo llego uno de ellos con la barbilla ensangrentada.

Ahora un forero de elatleta.com relata como un corredor abofeteo a una liebre en el maratón de Sevilla,  por un quitame allá esas pajas o un quiteme usted ese ritmo de 4:10.

¿Nos habremos vuelto locos? No corremos una mierda, pagamos 40 napos por agotarnos en una carrera de 42 km y encima nos estresamos por que no bajamos un minuto nuestra marca, o porque la camiseta tecnica no es fosforito.

Tendré que empezar a desestresarme yo tambien que no quiero acabar como el zumbao de Sevilla.

Confortably Numb

Maravilosa pieza de Pink Floyd, séptima canción del álbum The Wall, y una genialidad de Waters y Gilmour (que hizo uno de los mejores solos de guitarra de la historia del rock ).

Sin duda estaban en la cima de creatividad de su carrera, y además  hasta las cejas de LSD, pero dejaron una pieza autenticamente insustituible.

Una de mis canciones favoritas que no podía dejar de comentar en este blog que se titula como otra gran canción de este psicodélico grupo, In the Flesh? .

Línea de salida

Superando eso que llamamos llamamos timidez, y tras mucho darle vueltas, me lanzo a la pequeña aventura de escribir un blog

Confio en que la lectura de mi pequeña visión de las cosas os resulte suficientemente interesante para que repitais la visita, o al menos que os paseis un rato por aqui de vez en cuando,  ya seais corredores, amigos o simplemente curiosos. 

Corredor a tiempo parcial, entrenador frustrado, lector de todo tipo de literatura y devorador empedernido de música. Esa es solo una pequeña parte de lo que soy. Otra pequeña parte se encuentra en este blog. El resto, lo guardo para los que me conoceis.