Music from Sofia Coppola

Ayer vi por primera vez la película de “Las Vírgenes Suicidas”, de Sofia Coppola.  He de decir que me encanto, aunque debió ser al único de los muchos que estabamos en casa en ese momento.

Me quedé cavilando en la magnífica banda sonora que tiene (he estado revisándola por internet esta mañana), y he pensado que además de que sus películas me parecen maravillosas, la banda sonora que escoge y la selección de canciones para sus películas no lo son menos.

Y me acorde de la deliciosa y maravillosa escena del final de “Lost In Translation”,  que me emociono profundamente cuando la ví, y que me descubrió esta preciosa canción hace ya unos añitos.

 

Conocerás al hombre de tus sueños

Woddy Allen tiene dos tipos de películas, las que protagoniza(y suele dirigir) y las que solo dirige.

Dentro de las primeras, las que hizo hace años son sin duda las mejores que ha hecho en su vida. Un seductor en apuros, toma el dinero y corre……divertidas, ágiles, con sentido del humor, y casi siempre con algo que decir. Por el contrario las que ha hecho los últimos años son un tenue reflejo de las primeras. La maldición del escorpión de Jade, Scoop, se dejan ver, pero abusan del personaje paradigmatico y neurótico de Allen y de un sentido del humor que se le agota, por repetitivo. De estas últimas ya me suelo negar a ir a verlas.

En cambio las películas que solo dirige todavía se dejaban ver, siendo algunas de ellas obras maestras, como Match Point, y siguen siendo las únicas películas de Woody Allen que voy a ver con ilusión.

Así que, viendo que Allen había estrenado una nueva película que no protagonizaba,  allí me planté en el cine, pagué  mi entrada religiosamente, y espere con ilusión a ver una buena película.  Y lo que encontré fue todo lo contrario. Una película que se deja ver, con un guión potable pero menor, un buen reparto (Naomi Watts, Josh Brolin, antonio Banderas) y una historia sin nada dentro. Allen no hace más que dar vueltas y vueltas al mismo tema, sin llegar a ningún sitio nunca.  El guión no es malo, y gracias a su corto metraje hace que se deje ver, pero uno sale con la sensación de haber visto una historia sin final, sin concluir porque no hay nada que concluir. Una historia de relaciones interpersonales sin jugo.

Un borrador de película sin acabar.

Invictus

 La última película de Clint Eastwood cuenta una pequeña parte de la historia de Nelson Mandela, según el libro del periodista John Carlin Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game That Changed a Nation,  y como  a través de los Springbooks, el equipo sudafricano de rugby, y su capitán Piennar (Matt Damon), consigue que la mayoría negra y la minoría blanca, se sientan ilusionados por un objetivo común: Ganar la copa del mundo de rugby.  

Es una historia contada de manera impecable, sin caer en maniqueísmos ni superaciones baratas. Clint Eastwood hace un trabajo más que digno como director,  Morgan Freeman hace un trabajo aseado(que supongo que le valdrá un oscar), y cuenta con el apoyo de un más que solvente e infravalorado Matt Damon.

No me suelen gustar mucho las películas de superación, normalmente americanadas, que, vista una, vistas todas. Sin embargo, esta película sí me ha gustado . Está contada de una manera muy sutil, mucho más cuidada que películas similares de su género. Solo me queda la duda que parte de la película (o el libro más bien) es real y que parte ficción inventada por John Carlin.

Mientras la veía estuve pensando sobre Nelson Mandela y su historia. Pensé en un hombre que pasó 27 años en una celda enana (la de la foto) en Robben Island  por luchar contra el Apartheid,  que luego llegó a ser presidente de su país, y que perdonó a aquellos que lo encerraron buscando la reconciliación de su pueblo. Es realmente estremecedor si uno se para mínimamente a pensarlo.

Mi recomendación es que si vais al cine, aprovecheis para ver esta película antes que otras. No es la mejor película de Clint Eastwood, pero merece la pena echarle un vistazo.