El Regreso

Tras un año sin actualizar el blog, lo retomo de nuevo. Ya se que la época de los blogs ya pasó, que ahora con twitter e Instagram nos puede la inmediatez de contar nuestras paranoias correriles (runneriles no, por favor) y los blogs han quedado obsoletos y prácticamente “analogizados”.   Ya se que cada corredor tiene un blog en el que cuenta sus experiencias y todo aquello relacionado con el correr y que todos creemos que lo nuestro es más interesante.

A pesar de todo ello, quiero retomar el blog como diario de papel, como mis antiguas hojas Excel de entrenamientos. Esas hojas que de vez en cuando aún reviso con cierta nostalgia, y en las que puedo consultar estados de forma,  semanas concretas de entrenamientos, o sesiones particulares que tengo en la memoria. Igual que en 2009 rellenaba mi Excel, ahora rellenaré este blog.

Este otoño se presenta interesante. Tras tener una retoña que me tiene sorbido el seso, y ahora que ya pasó el primer arreón, espero tener más tiempo para entrenar y competir. Me gustaría completar una temporada completa, cosa que no hago desde hace ni se sabe.

De momento estoy empezando la pretemporada, con 73 kilos y ritmos de rodaje de 5:20, o sea 7 kilos de mas y 25 segundos de menos como bagaje, con la idea de poder competir en el Maratón de Valencia, del que me han hablado muy bien y espero que sea un gran Maratón y lo pueda competir a tope.

A ello.

 

 

Anuncios

Nuevo cuaderno en blanco. Cuaderno Guerrero

cuaderno3

Como cuando empezábamos un curso nuevo en E.G.B., que nos comprábamos un cuaderno nuevo con sus hojas limpias y tapas en perfecto estado,  toca comprar y abrir el cuaderno de la nueva temporada. Y empezar a escribir en él, aunque solo sea el nombre. Sobre nuestro cuaderno Guerrero. Con el nombre con la mejor letra de la que seamos capaces, y cargados de muy buenas intenciones.

Este año la temporada vendrá cargadita, sobre todo hasta la San Silvestre Vallecana. Voy a intentar centrar mis balas más importantes hasta entonces. El hacer eso no es por capricho, sino porque he recibido la mejor noticia de mi vida y es que el 3 de Enero, aproximadamente , voy a ser papá. Así que, siendo un poco consciente de lo que vendrá después, tendré que hacer mi temporada antes, porque probablemente lo que venga después de temporada atlética será un regalo.

Mi idea es preparar bien el Maratón de Donosti, que correré con Kike, y ya de bajada aprovechar la ola y hacer una buena San Silvestre, ya que obviamente este año nada de subir a Potes en nochevieja, no nos vaya a dar un susto el conguito. De camino, carreras preparatorias: Media maratón del Bajo Pas, Panes Potes, y algún 10000 de camino intentando bajar de 38 minutos, para poder coger plaza en la San Silvestre Internacional .

Por todo ello toca empezar prontito.  Esta es mi tercera semana y de momento estoy centrándome en acumular km intentando soportar el calor.  Por el momento un par de días de entre 15 y 17 km a ritmo medio, sobre 4:45, un día de 8 km de controlado a 4:20, y el resto suaves. Está costando mucho por el calor y los madrugones, pero merece la pena ponerse ahora para estar trabajando ritmos ya mucho mas decentes allá por septiembre.

Tengo en la cabeza unas marcas pero no me atrevo a decirlas porque son muy ambiciosas y prefiero ser prudente, pero este año empiezo muy pronto y en un estado de forma bastante mejor que otros años.

Iremos viendo y lo iré contando por aquí

Mi séptima Maratón. Maratón Sevilla 2015

Voy a contar una minicrónica sobre el Maratón de Sevilla que disputé el pasado Domingo.

Aunque no lo he ido contando por este chiringuito medio abandonado que tengo como blog, llevo entrenando desde finales de Diciembre preparándome para esta maratón. No la he preparado de la mejor manera posible, ya que casi he partido de cero y lo he hecho en poco tiempo,  pero he conseguido al menos volver a mi mejor estado de forma desde 2011.

¿Mi idea antes de la preparación? Hacer 3h15. ¿Mi idea la semana anterior al maratón? Hacer 3h05-3h10. ¿Qué pasó en carrera? Pues que pasé en 1h29 la media y llegué en 3h20.

Intentare contar lo que ha pasado. Así dicho, salir para hacer 3h05, pasar la media en 1h29 y hacer 3h20 suena un poco de locos pero intentare contarlo lo mejor posible.

En realidad cuando empece a entrenar en serio hace apenas dos meses quería hacer 3h15. Pero la verdad que me han ido saliendo muy buenos entrenamientos, sobre todo los ritmos de series largas y controlados largos. iba pasando a hacer 3×6000 en 4:15, rodajes semilargos a 4:18, cosas asi, con lo que mi objetivo fue cambiando de 3h15 a 3h10, luego a algo entre 3h05-3h10, luego sub 3h05…Al final, me salian realmente muy comodo todo lo que fuera en 4:25 aprox…por lo que decidi intentar de verdad 3h05, aunque con la boca chica dijera 3h10. Sinceramente creo que estaba para las 3h05

¿El plan de carrera? pasar la media en 1h32 y aguantar el tirón, e intentar llevar hasta la media a la liebre de 3h lejos, pero a la vista. Empezó la carrera y sensaciones de ir facil facil. Siempre con la liebre a la vista. Km a 4:20 y Km a 4:10 de Garmin, siempre intentando dejarme caer ligeramente si me pasaba. Pasé el 10 en 43:xx, aproximadamente proyecte la media en 1h31. Algo más rápido de lo previsto, pero en ese momento casi mejor, más colchón, pensé. Dejé de guiarme de las autolap del Garmin, ya que me iban marcando los km unos 100-200 metros antes del pk oficial. Claro el Garmin me marcaba 4:10-4:15…. y yo para mis adentros pensaba que iria 5 ‘ más lento. En cualquier caso , como dijo, deje de mirarlo y me dedique a ir en grupo. en el mismo grupo.

Al paso del 19 me pasó por la cabeza que nos habíamos acercado algo a la liebre de 3h, pero lo descarte enseguida. Iba cómodo y bien. Pero al paso de la media, veo el reloj oficial y veo 1:29:40. En ese momento me acojone. Realmente no iba incomodo pero era consciente que ese no era mi ritmo. Pero ahi la verdad que no podía hacer mucho. O me dejaba caer y reducía el ritmo o aguantaba. Y ahí me pudo la ambición de un sub 3h que se me había pasado por la cabeza antes de la carrera para que voy a decir que no. Asique ahí me quedé. En el km 25 las piernas me empezaron a pesar , diría que a doler, y empecé a notar los km y que me se me iba a hacer larga la carrera. Asique ahí ya conscientemente empiezo a aflojar el ritmo para asegurar el 3h05. Pero a los 3 km me doy cuenta que el ritmo lo aflojo mucho sin querer, que no voy. Las piernas me duelen mucho y no encuentro mucho sentido de estar ahi con ese dolor muscular. La caida de ritmo es brutal en muy pocos km (del 23 al 27) Mentalmente tampoco aguanto. Intento aguantar medio dignamente hasta el 30 que esta Patricia, pero después, y hasta plaza de España (35), el ritmo es de 5:30 pasándolo muy mal.. Paro en los avituallamientos. como plátanos, tomo geles, bebo agua. Pero antes del 30 se que se me van las 3h05, y en el 35 se me han ido las 3h10. La verdad , y para ser sincero, no lo luche. No me compensaba mentalmente 3h10, aunque es a lo que había venido. Asique no me preocupa pararme más o menos en los avituallamientos. En el 40 me pasa la liebre de 3h15. Llego en 3h20 hasta los huevos de correr y , por primera vez, creo que sin sentirme satisfecho de entrar en meta.

Séptima maratón, la primera que me siento decepcionado. Y no es la primera en la que he petado, pero si que es la primera en la que siento que he tirado una preparación buena y que además no he tenido ganas de luchar. Es cierto que esto es un análisis a toro pasado. En carrera lo iba pasando mal y podía haber tirado al rio al primero que me dijera que no lo estaba luchando pero ahora pienso que no luche igual que otras veces.

En cualquier caso, una muesca mas, y a aprender para la siguiente. Estoy intentando analizar que pudo pasar: falta de fuerza (algo hubo de eso sin duda), falta de km (no lo creo), corto de preparación (también puede ser algo de eso), pero creo que esta vez esta muy claro que las razones fue un ritmo alto. Estaba para 3h10 o algo menos, justito para 3h05…Pasar la media en 1h29 fue mi perdición.

Ahora a lamerse las heridas y ver si voy a MAPOMA o me tomo un descanso de Maratones , que no de entrenar y seguir entrenando.. Viendo el lado positivo, he recuperado un nivel de forma muy aceptable y vuelvo a disfrutar entrenando que es mucho

1600-1200-1200-800-800

Y volvieron finalmente las sesiones de pista. Con esas características tan suyas y que tanto me gustan. O sea, calor, entrenamientos más bien cortos, recuperaciones largas,  apretar en cada serie como si fuera la última, hormigueo en los cuadriceps, irritación de garganta, estornudos, caramelitos de menta para calmar,  y el gusanillo de ver a un monton de parisinos dando vueltas . Ah, y lo más importante, dormir mal por la noche por que las piernas tienen vida propia y hablan contigo.

Ayer toco algo de todo eso. No del todo, porque la sesion no era totalmente láctica, pero se aproximo y fue una buena toma de contacto.

Como comenté en mi anterior post, tocaba un 1600(3’rec)-1200(2′ rec)-1200(2’rec)-800(1’rec)-800 , y la cosa quedó así

1600||5:51||@3:39
1200||4:22||@3:38
1200]||4:17||@3:34
800||2:53||@3:36
800||2:55||@3:39

Como se puede ver, claramente en regresion, el último 800 al ritmo del 1600 inicial. Además los ritmos fueron más fonderos que mediofonderos, pero bueno, aún es pronto, y se trataba de tomar contacto. Aún no era momento de tocar ritmos de 3:10′, ni de ver la luz al final del túnel.

Eso sí, las piernas ayer (y hoy) andan al jerez. Vaya tela de entreno, costó sacarlo. Más duro de lo que parece sobre el papel. Pero que gusto el globo que cogimos.

Me gusta el mediofondo y la pista, sí señor.

 

MAPOMA 2014. O como ir recuperando motivación

Hace tres días completé mi segunda Maratón de la temporada, sexta de mi modesto curriculum deportivo y tercer MAPOMA. Ha sido una Maratón similar a la de Noviembre, sin grandes pretensiones de marca, con un entrenamiento previo modesto e irregular (aunque mayor que en Donosti 2013).

Empecé el entrenamiento de este MAPOMA (se que no se llama así, pero me sigue saliendo solo el nombre de MAPOMA) hace unos meses, sabiendo que por cuestiones laborales me iba a costar seguir un entrenamiento planificado. También sabía que con la inercia de entrenos que tenia de los ultimos tiempos iba a costarme cumplir con los entrenamientos largos, o con los duros, o con ambos. Pero me propuse empezar para obligarme a mejorar mi forma, y sobre todo mi motivación.

Ciertamente acerté en el tema laboral, ya que he estado fuera de España, y durante esos dias que he estado fuera, no he entrenado nada. Me cuesta mucho salir a correr en un país extranjero. Supongo que debido a no conocer sus costumbres me suele dar reparo. En lo que no acerté tanto fue en el tema motivacional. Y ahora explicaré porqué.

Al empezar a entrenar, me costaba cualquier entrenamiento. A cualquier ritmo. Cualquier distancia. Sin embargo perseveré en lo que pude. Y hubo alguna semana clave que tuve que esforzarme de verdad mentalmente en sacar los entrenamientos, sobre todo las series largas, que suelen ser los entrenos que más me cuestan. Asíque me puse a ello, y una semana, esforzándome al máximo, saque un entrenamiento de 6×2000 a ritmo “over 4’/km “, un par de controlados, uno de ellos de esos que me gustan de 16 km…….y de la noche a la mañana, empecé a sacar ritmos. Me vine arriba vaya. Me empezaron a salir los miles a 3:45, los 2000 a 3:50, los controlados de 20 km a 4:18. El motor empezaba a funcionar y mi cabeza empezaba a empujar. Habia un objetivo y disfrutaba corriendo. Iba cómodo cuando tenía que ir cómodo, moderadamente jodido cuando había que ir así, y sufriendo cuando había que hacerlo. Y así poco a poco, aunque de manera irregular por temas laborales, complete la preparación, con una sensación de estar cuesta arriba, creciendo, corto de forma aun, y con pocos kilómetros, pero creciendo.

Asíque llegó el momento de decidir que hacer. ¿Salgo a mi máximo para completar un maraton sobre 3:10?¿O acompaño a kike, que se quedó conmigo en Donosti y debutaba en MAPOMA en su camino al IRONMAN? Según pasaban los días en mi cabeza quedaba más clara la cosa: un 3:10 no me aportaba una satisfacción mayor que entrar en la meta con kike. Había entrenado bien. Estaba creciendo. Pero seguía prefiriendo ir con kike.

Asíque eso hice. La verdad que las sensaciones que tuve fueron perfectas. Sensación de ir sobradísimo toda la carrera, ganas de correr muy por debajo del ritmo que llevaba, pero muy contento de estar ahi corriendo a ese ritmo, disfrutando muchisimo de la animación de Madrid (que fue tremenda), con los pelos de punta al pasar por sol, saliendo de lago, cuando encontraba a mi familia. No tuve ningún momento de flaqueza ni muro, y creo que ha sido la primera Maratón en que me pasa eso. También fue una experiencia ver a kike sufrir, ayudarle y animarle cuando sus piernas, su cuerpo y su mente no aguantaban más. El tío se agarro como una lapa. pero como sufrió. Como se sufre en el Maratón!!.

Este vídeo me lo grabó vicente. En el 37. Sensaciones inmejorables cmo podeis ver

 

Y eso es todo. Entramos en el Retiro con unas sensaciones inenarrables, puño en alto, y con los pelos de punta. 3h25  pero no me importo en absoluto. El resumen de un maraton.

Ahora me siento muy bien, muy motivado y con muchas ganas de recuperar mi nivel de forma de hace dos años, y por que no decirlo, con ganas de superarlo con creces. Y también con ganas de correr más carreras. Algunas a tope, pero otras sin más pretensiones que correr. Correr, correr, y compartir estos momentos.

Ahora el siguiente paso será entrenar la pista. Para mi, este año solo será una manera de mantenerme motivado, seguir entrenando, y seguir poniendo ladrillos para tener una inercia cuando me plantee la próxima temporada, que habrá que poner negro sobre blanco

 

A 3 Semanas de MAPOMA

Despues de unas cuantas semanas de entrenamiento, resumo lo que ha ido siendo esta preparación de cara al MAPOMA( 2014 (como cuesta llamarlo RnR Madrid Maraton).

Para variar, los temas laborales, que tan a mal traer me tienen, hacen que no pueda seguir el plan de Vicente al pie de la letra.En realidad digo que me traen a mal traer porque no me deja disfrutar de mi verdadera afición, que es correr, pero no es menos cierto que estoy encantado con mi trabajo. Por matizar, que no todo van a ser cosas malas.

En cuanto al entrenamiento en sí, pués he hecho lo que he podido: He ido progresando en los ritmos semana a semana, sobre todo en los de las series y los controlados. He sacado entrenamientos de 4-5 bosques sub 4:20, series de 2000 entre 3;50-3:55, tiradas de 25 km a 4:30. Pero es cierto que me he “fumado” muchísimos dias. No creo haber llegado a 80 km en ninguina semana, y algunas de ellas totalmente en blanco. Ademas me faltan tiradas realmente largas de 2h-2h15

Con estos mimbres me planto ahora que quedan menos de tres semanas, tras haber estado la pasada en blanco por un viaje de trabajo al extranjero. ¿Y que es lo que toca?¿Cual es el plan? Pués apretar el culito esta semana y la próxima. No se trata de recuperar el tiempo perdido, pero no tiene sentido hacer una bajada de dos semanas cuando el volumen y la intensidad ahora es mas que moderada y las dos últimas semans han sido en blanco. Asíque al lio, a meter un par de tiradas largas de verdad y unos cuantos controlados, un par de días suaves, y a bajar la última semana, eso sí. Ya se que alguno pensará que no es bueno meter una tirada larga o un controlado el fin de semana anterior, pero lo que ahora mi cuerpo necesita es un estimulo que lo haga progresar un poco y sobrecompensar en lo posible. Estar ahora dos semanas tranquilo no me aportarían nada, y no voy a llegar cansado por entrenar la penúltima semana, ya que no llevo casancio acumulado

Ahora me debato en una duda: Salir a correr e intentar una marca rondando el 3h05 (Conozco bien MAPOMA y las 3h las veo imposible, voy demasiado incomodo a 4:05-4:10) o salir más tranquilo con mi amigo kike, que viene para hacer 3h30 en su camino de preparacion al Ironman de Vitoria, y disfrutar como hicimos en Donosti. No se muy bien que hacer

Al final hare lo que suelo hacer, y es decidir en funcion de lo que mi cuerpo me pida

Por aqui lo hire contando

 

 

Desmotivaciones

Esta es la mejor descripción de lo que me pasa.

Ya se que no he contado nada de mi Camino a Donosti.  La verdad es que lo dejé de contar porque no pude entrenar de fuste, debido a una carga de trabajo como creo que no he tenido jamás.  Así que no fui capaz de mantener un nivel de motivación suficiente para salir a sufrir día trás día. Eso me dió mucha rabia, por que sí que tenía ilusión por sentirme maratoniano de nuevo. Pero realmente no podía entrenar en jornadas auténticamente estajanovistas. Así que continué entrenando lo que pude, casi rodando, sin días de calidad ni tiradas largas,  igual 3 días a la semana, igual solo uno. La cosa llego a su máxima expresión de  trabajo y entrené menos aún, llegando a estar las tres semanas anteriores al Maraton sin dar un solo paso.

Con esas alforjas me presenté al Maratón solo a acabarlo, a 5′ de ritmo, con mi gran amigo y triatleta kike, que quería tomarle el pulso al Maratón de cara al Ironman de Vitoria de 2014 (suerte!), y con la compañia de la tribu del Páris, que competian (competíamos!) en el Campeonato de España. La cosa fué bien, las sensaciones fueron extraordinarias, ya que a 5′ ibamos los dos sobrados, y salvo los últimos km en los que kike tiró de mí, no sufrí demasiado. Por el contrario la experiencia de correr un Maratón suave, sin competirlo, fue mucho más grata de lo que esperaba. La experiancia se resume en la frase que me dijo kike en el km 36, cuando le alenté a que se fuera que no me esperara, que podía bajar de 3h30 sin despeinarse: “Prefiero 3h32 entrando contigo y con nuestra foto cruzando la meta que 3h29 entrando solo”. Y claro, cuando alguien te dice algo así no queda más que seguirle, intentando olvidar que en ese momento se me puso la piel de gallina. Y así fue, y tengo pruebas gráficas que demuestran nuestra entrada en 3h30:20″

 

Después del maratón ( que sensaciones más buenas se tienen después) pasamos una memorable tarde en la sidrería izeta todo el grupo del Páris , disfrutando de la gastronomia guipuzcoana y de una maravillosa compañía.

¿Y por que digo entonces lo de desmotivaciones? Pues porque, a pesar del maratón corrido, tampoco lo he entrenado. Me ha faltado esa sensación de correr y terminar pero “habérmelo ganado”.  Porque llevo dos años poniendome a entrenar con ganas, y parando al cabo de poco tiempo. Muchas veces por lesión, otras por exceso de trabajo, pero otras por desmotivación.Esta temporada lo noto en que, cuando las cosas se ponen cuesta arriba, o hace frio, o llueve, o simplemente tengo pereza, entonces se acabó. No salgo, puedo estar 4 o 5 días parado. Y eso me mina un poco moralmente. Me doy cuenta de que quiero estar motivado. Pero no lo estoy. No me sale de dentro.

Asíque a aguantar el tirón de no sentirme atleta, sino aficionado al “jogging”, y a ponerme en modo mantenimiento, en espera de que vuelvan las ganas. Rodajes tranquilos y lo que apetezca en cada momento. Mientras tanto a disfrutar de el resto de cosas , que no solo de correr vive el hombre